Muchas de nuestras recetas no serían lo mismo si no le añadimos ajo. Sus dientes aportan un sabor muy característico a las comidas, pero también tiene decenas de beneficios para nuestro organismo.

Los más importantes son:

  1. Mejora la circulación sanguínea. Gracias a un compuesto llamado alicina el ajo previene la formación de coágulos, de esta forma mejora la circulación de la sangre.

  2. Reducir la presión arterial. Otro beneficio importante es que tiene la capacidad de equilibrar la presión, por lo tanto si tienes hipertensión comienza a consumir lo más seguido posible este bulbo.

  3. Baja el colesterol. Como tiene tanta incidencia en la sangre, el ajo reduce los niveles de colesterol y grasas que se acumulan en las arterias.

  4. Fortalece el sistema inmunológico. Consumir regularmente ajo reduce enfermedades del tipo infeccioso tales como resfriados, gripes y anginas.

 

Compartir
Giancarlo Petaccia
Hoy soy un padre y esposo feliz, inquieto, amante del deporte, pleno, aunque sigo extrañando el mar!.

Dejar respuesta